¿HABLAMOS?

Sin darnos cuenta, hemos comenzado una conversación. Hemos estado hablando sobre quién soy, sobre lo que hago y me apasiona. Te lo he contado usando las únicas palabras que de verdad conozco: mis fotografías. Tú has estado ahí, observando, escuchando. Ahora soy yo el que quiere conocer tu historia.

Continuemos hablando, te espero.